State health department supports EPA health advisories on pervasive chemicals

Hide Featured Image
true
CDPHE is committed to testing for the chemicals and mitigating exposure

REMOTE, June 15, 2022: The Colorado Department of Public Health and Environment supports  the Environmental Protection Agency's changes to the health advisories for the lifetime risk of PFAS in drinking water. Today the EPA announced it is lowering the health advisories for four PFAS chemicals. EPA’s lifetime health advisories identify levels to protect people from adverse health impacts resulting from exposure throughout their lives to the chemicals in drinking water.

The state is ready to respond to the EPA’s announcement today with continued testing for the chemicals and providing resources and technical assistance to water systems that need it. The state toxicologist says that while the announcement is not an emergency, water systems should take actions to reduce the chemicals in drinking water. 

“For the past several years, Colorado has been providing resources for communities to test for PFAS chemicals, and we have assisted in reducing the chemicals in the environment. To date, we have sampled over 400 water systems, 15 firefighting districts, 152 groundwater sources, and 71 surface water sources for the chemicals. As a state we have stopped the continued use of firefighting foams that contain PFAS chemicals in most circumstances,” said Jill Hunsaker Ryan, Executive Director, CDPHE. “We have made progress, and welcome today’s announcement as we strive to do more to protect Coloradans from PFAS chemicals.” 

PFAS are a family of chemicals used in some firefighting foams and other products. PFAS are present throughout the environment, and it is expected that most people have some level of the chemicals in their blood.

In response to the EPA announcement, Colorado continues to take action on PFAS in drinking water, including:​

  • The PFAS Grant Program, which provides funds for water testing, installing water treatment, and other assistance. More than 20 communities are already participating in this program, and grant funds are still available. 
  • Colorado is scheduled to receive approximately $7.9M in clean water and $74.8M in drinking water funding over the next five years (2022-26) from the infrastructure bill. The funding is targeted to local water treatment and drinking water systems for emerging contaminants, including PFAS. Funds may be used for testing, remediation of emerging contaminants, including PFAS, and water filtration. The Water Quality Control Division works closely with the Department of Local Affairs and the Colorado Water Resources and Power Development Authority on water infrastructure projects and outreach efforts to local water systems. 
  • Working with community water systems to help them navigate EPA’s action and protect consumers. This includes coordinating with systems that previously detected these chemicals to retest to verify current levels and encouraging those that haven’t tested to do so now through our PFAS Grant Program. 
  • Developing two PFAS maps: One will combine all our data about PFOS and PFOA into a map to quickly identify the locations where sampling discovered PFAS. The other will show areas potentially at greater risk from contamination from these chemicals. Both maps will help us pinpoint future sampling.

Colorado has made consistent strides toward finding PFAS contamination and reducing people's exposure to the chemicals, including:

  • Providing free sampling to 400 water systems, 15 firefighting districts, 152 groundwater sources, and 71 surface water sources like streams and reservoirs.
  • Reimbursing 31 fire departments to take 11,250 gallons of firefighting foam containing PFAS out of service. Fire departments continue to sign up for this program.
  • Requiring facilities that use or store firefighting foam that contains PFAS to register their facility. 159 facilities have registered so far.  
  • Strengthening and adding regulations regarding PFAS in wastewater and hazardous waste.
  • Governor Polis has signed new laws to phase out the use of firefighting foam containing PFAS and the sale of consumer products that contain PFAS like carpet, food packaging, cosmetics, and toys.  

The new EPA health guideline values reflect the fact that scientists now have stronger evidence of how certain PFAS chemicals can affect health. There is strong evidence that PFOA and PFOS affect the immune system, decrease infant birth weight, impact liver function and increase cholesterol. There is moderate evidence that PFAS are associated with preeclampsia and high blood pressure during pregnancy, and effects on thyroid hormones. There is also more evidence that PFOA increases the risk for kidney and testicular cancer. The health advisories each provide a margin of safety against these and other health impacts. Children ages 0-5 years, and people who are pregnant, planning to become pregnant, or breastfeeding are more susceptible to health impacts from these chemicals. 

The lower the level of PFAS people are exposed to, the lower the risk of health impacts. People can get the facts, learn how to reduce their exposure, and talk to their health care providers about their concerns. People can:

  • Check the 2020 Sampling Project dashboard for PFAS sample levels or contact their water providers to find out if they have discovered PFAS in their water system. People who get their water from private wells can have their water tested.
  • Reduce exposure by using at-home water filters or an alternate source of water for drinking and cooking.
    • While many at-home water filters exist, they haven’t all been certified to remove PFAS. Look for manufacturers that have demonstrated the water filter can remove PFAS to non-detectable levels.
    • Using bottled water is an individual choice, and CDPHE cannot verify that all bottled water is below PFAS health advisories. Reverse osmosis is a treatment that will remove PFAS. Choosing a brand that has this language on the bottle is important in selecting bottled water. Before choosing bottled water, consider the negative environmental impacts. Water treatment and bottled water also may remove fluoride, which is important for oral health. You can talk to your dentist about other ways to get fluoride.
  • Talk to their health care providers about their concerns and actions to address potential health impacts. Health care providers can detect and treat many of the health impacts linked to PFAS.
  • CDPHE has outlined these steps on its web page at colorado.gov/pfas-health.

If you have questions about the PFAS health advisories, contact CO HELP at 303-389-1687  or 1-877-462-2911. For more information on Colorado’s work to address PFAS, please visit our website

###

 

Departamento de Salud del Estado apoya avisos de salud pública de la EPA sobre sustancias químicas de uso extendido 

El CDPHE ha asumido el compromiso de hacer pruebas de detección y mitigar la exposición de estas sustancias.

 

A DISTANCIA, 15 de junio de 2022: El Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado apoya los cambios que la Agencia de Protección Ambiental realizó en los avisos de salud pública sobre los riesgos de por vida que plantean las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS) en el agua potable. La EPA anunció en el día de hoy que reducirá los niveles de cuatro sustancias PFAS en sus avisos de salud pública. Los avisos de salud de por vida de la EPA identifican los niveles que se deben alcanzar para proteger de los efectos adversos para la salud que se derivan de la exposición a estas sustancias químicas a través del agua potable a lo largo de la vida.

Como respuesta frente al anuncio de la EPA del día de hoy, el estado está listo para continuar con las pruebas de detección de estas sustancias y seguir proporcionando recursos y asistencia técnica a los sistemas de agua potable que la necesiten. La especialista en toxicología del estado expresó que, si bien no se trata de una emergencia, los sistemas de agua deberían tomar medidas para reducir la cantidad de sustancias químicas que contiene el agua potable. 

«Durante los últimos años, Colorado ha estado proporcionando recursos a las comunidades para que hagan pruebas de detección de las sustancias PFAS y hemos ayudado a reducir las sustancias químicas que se encuentran en el medio ambiente. Hasta la fecha, hemos tomado muestras de 400 sistemas de agua potable, 15 departamentos de bomberos, 152 fuentes de agua subterránea y 71 fuentes de agua superficial para detectar la presencia de estas sustancias. A nivel del estado, hemos suspendido en la mayoría de los casos el uso de las espumas contraincendios que contienen sustancias PFAS», manifestó Jill Hunsaker Ryan, directora ejecutiva del CDPHE. «Hemos avanzado y damos la bienvenida al anuncio de hoy, a la vez que continuamos haciendo todo lo que está dentro de nuestro alcance para proteger a los habitantes de las sustancias PFAS». 

Las PFAS son una familia de sustancias químicas que se utilizan en algunas espumas contraincendios y otros productos. Estas sustancias están presentes por todas partes y es de esperar que la mayoría de las personas tengan cierto nivel de estas sustancias en su sangre.

Como respuesta al anuncio de la EPA, Colorado continúa tomando medidas sobre las sustancias PFAS en el agua potable, entre las que se incluyen:

  • El Programa de Subvenciones para las PFAS, que proporciona fondos para el análisis del agua, la instalación de infraestructuras para el tratamiento del agua y otras medidas de asistencia. Más de 20 comunidades ya participan en este programa y todavía quedan fondos disponibles. 
  • Está programado que Colorado reciba fondos de la ley de infraestructura por una cantidad de aproximadamente $7.9 millones para agua limpia y $74.8 millones para agua potable en el transcurso de los próximos cinco años (2022 a 26). El objetivo de los fondos es la detección de los contaminantes emergentes en los sistemas locales de tratamiento del agua y de agua potable, incluyendo las sustancias PFAS. Se pueden usar los fondos para el análisis, la eliminación de los contaminantes emergentes, incluyendo las sustancias PFAS, y la filtración del agua. La División de Control de la Calidad del Agua trabaja en estrecha colaboración con el Departamento de Asuntos Locales y la Autoridad de Recursos Hídricos y Producción de Energía de Colorado en los proyectos sobre la infraestructura del agua y los esfuerzos de extensión a los sistemas de agua potable locales. 
  • Colaborar con los sistemas comunitarios de agua a fin de ayudar a gestionar las medidas de la EPA y proteger a los consumidores. Esto incluye coordinar con los sistemas que detectaron anteriormente estas sustancias, a fin de volver a realizar las pruebas de detección para confirmar los niveles actuales y animar a aquellos que no lo han hecho a que analicen el agua mediante nuestro Programa de Subvenciones para las PFAS.
  • Creación de dos mapas de sustancias PFAS: uno de ellos combinará todos nuestros datos sobre el sulfonato de perfluorooctano (PFOS) y el ácido perfluorooctanoico (PFOA) en un solo mapa que permitirá identificar rápidamente los lugares donde se descubrieron sustancias PFAS con la toma de muestras. El otro mostrará las zonas que podrían correr un mayor riesgo de experimentar contaminación debido a estas sustancias químicas. Ambos mapas permitirán localizar dónde se tomarán muestras en el futuro.

Colorado ha avanzado en forma sistemática para detectar la contaminación de las sustancias PFAS y reducir el grado de exposición de las personas a estas sustancias, incluyendo:

  • Proporcionar muestreo gratis de 400 sistemas de agua potable, 15 departamentos de bomberos, 152 fuentes de agua subterránea y 71 fuentes de agua superficial, como arroyos y embalses.
  • Rembolsar a 31 departamentos de bomberos por sacar de circulación 11,250 galones de espuma contraincendios que contenía sustancias PFAS. Los departamentos de bomberos continúan inscribiéndose para participar en este programa.
  • Exigir que se registren las instalaciones que utilizan o almacenan espuma contraincendios que contiene sustancias PFAS. Hasta el momento se han registrado 159 instalaciones.  
  • Fortalecer y añadir normas y reglamentos sobre las sustancias PFAS en las aguas residuales y los desechos peligrosos.
  • Aprobar nuevas leyes para eliminar gradualmente el uso de la espuma contraincendios que contiene sustancias PFAS y la venta de bienes de consumo que contienen sustancias PFAS, como las alfombras, los envases de alimentos, productos cosméticos y juguetes.  

Los nuevos valores de referencia para la salud de la EPA reflejan el hecho de que la comunidad científica ahora cuenta con más pruebas fehacientes de que ciertas sustancias PFAS pueden tener un efecto en la salud. Existen pruebas contundentes de que el PFOS y el PFOA afectan el sistema inmunitario, causan una disminución del peso al nacer, influyen en la función hepática y producen un incremento del nivel de colesterol. Existen pruebas moderadas de que las sustancias PFAS están vinculadas a la preeclampsia y la presión arterial elevada durante el embarazo y de sus efectos en las hormonas tiroideas. Existen también más pruebas de que el PFOA aumenta el riesgo de cáncer en los riñones y los testículos. Los avisos de salud pública proporcionan un margen de seguridad en relación con estos y otros efectos para la salud. La salud de los niños de 0 a 5 años y de las personas que están embarazadas o planean quedar embarazadas o están amamantando es más susceptible a los efectos de estas sustancias químicas. 

Cuanto menor sea el nivel de las sustancias PFAS al que queden expuestas las personas, menor será el riesgo de que experimenten consecuencias para la salud. Las personas pueden informarse, aprender a reducir la exposición a estas sustancias y consultar con su proveedor de servicios sanitarios acerca de las inquietudes que tengan.  Las personas pueden:

  • Consultar los niveles de las muestras de PFAS en el panel informativo sobre el proyecto de muestras de 2020 o preguntar a sus proveedores de agua si se descubrieron sustancias PFAS en sus sistemas de agua potable. Las personas que obtienen el agua de pozos privados pueden hacerla analizar.
  • Usar filtros de agua en el hogar o usar agua proveniente de una fuente diferente para beber y cocinar, con el fin de reducir el grado de exposición a estas sustancias.
    • Existen muchos filtros para uso en el hogar, pero no todos son aptos para eliminar las sustancias PFAS. Busque filtros de agua de fabricantes que hayan demostrado que pueden eliminar las sustancias PFAS hasta alcanzar niveles no detectables.
    • El uso del agua embotellada es una decisión de cada usuario y el CDPHE no puede verificar que el nivel de sustancias PFAS de toda el agua que viene envasada esté por debajo del nivel recomendado para la salud. El tratamiento por ósmosis inversa elimina las sustancias PFAS. Es importante elegir una marca de agua embotellada que incluya estos términos en la etiqueta. Antes de decidirse por el uso de agua embotellada, tome en cuenta el impacto negativo que tiene para el medio ambiente. Es posible que el agua que ha sido sometida a tratamiento y el agua embotellada no contengan fluoruro, que es importante para la salud dental. Pregunte a su dentista de qué otras maneras se puede obtener fluoruro.
  • Hablar con sus proveedores sanitarios acerca de sus inquietudes y medidas a tomar para hacer frente a los posibles efectos para la salud. Los proveedores sanitarios pueden detectar y proporcionar tratamiento para muchos de los efectos que las sustancias PFAS tienen para la salud.
  • Se pueden consultar estos pasos en la página web del CDPHE: colorado.gov/pfas-health (en inglés).

Si tiene alguna pregunta sobre los avisos de salud pública en relación con las sustancias PFAS, llame a CO HELP al 303-389-1687 o al 1-877-462-2911. Para obtener más información sobre el trabajo que se lleva a cabo en Colorado para hacer frente a las sustancias PFAS, visite nuestro sitio web.

 

###